.

Leo libros sin un método, que no es otro que los que llegan a mis manos. Las fichas que hago no son un ejercicio de erudición, sino una visión como lector, que opina, resalta versos o ideas porque me llaman la atención. La intención es llamar la atención sobre los libros, indicar su interés aunque a veces sea crítico, pero todo tiene su encanto y validez. Pretendo abrir la curiosidad por todo tipo de lecturas.

Cuando no me extiendo mucho, he preferido agrupar autores, que iré añadiendo a medida que surjan nuevas lecturas. Y sobre todo porque para hacer una referencia debería leer más obras de los respectivos autores. Pero espero sea bien recibida la intención y reseña de alguna obra, no de manera exhaustiva sino coloquial y de manera informal. Iré, poco a poco, añadiendo más autores y su poesía.

Francisco Pérez Herrero

FRANCISCO P. PÉREZ HERRERO

Me ha sorprendido la poesía de este hombre de la bohemia de León (1906 – 1986) porque parece que su memoria se pierde, cuando realmente tiene muchos libros escritos y versos de una gran agudeza humana, sentencias sobre el amor, siendo como muchos poetas, que ninguno nunca es “del montón” sino genuinos, un testimonio de su vida cotidiana. Vivió en el Corralón de Santa Marina, León.

Me ha llamado la atención que se asocia su persona con el entierro de Genarín, lo cual le honra, pero es que es mucho más. El homenaje al ya famoso pellejero fue un hecho poético, cultural, reivindicativo de la laicidad ante una sociedad carcomida por el folclore religioso y más en Semana Santa, cuyo Jueves Santo se celebra paralelamente una procesión en homenaje al pellejero que fue atropellado tal día santo, por el primer camión de la basura que funcionó en León. Y luego toda una leyenda de prostitutas a su alrededor. En la actualidad se quiere recuperar el aspecto cultural, artístico y de poesía que tuvo en su origen, con el fin de evitar que se convierta en un simple botellón masivo sin más. Festivo pero sin arte, de mero consumo.

También que una placa en la calle de la Sal dedicada a Pérez Herrero, por su centenario (2006) recoja una frase un tanto banal, quizá por referencia a la misma, pero este poeta es mucho más, y habría que recordarlo por su obra, que esos cantos “aserrín aserrán / los maderos de dan Juan / dicen los niños que juegan / en la calle de la Sal / calle de los treinta pasos / ni uno menos ni uno más”. Pues vale.

REPORTAJE SOBRE EL ESCRITOR LEONES PACO PEREZ HERRERO FOTO BRUNO MORENO
Placa en la calle “La sal” de León.

El libro “Del amor y del paisaje”, editorial Fragua; León 1953, es de poesía reflexiva y costumbrista. A veces exagera en sus percepciones, para engrandecer lo nimio. Canta a la mujer, a veces en forma de piropos poéticos. Una primera parte son algunos escritos que aparecieron en la prensa, en la que fue habitual colaborador, “Prosas Poemáticas”: “La palabra de Dios es el silencio”. “En los besos de amor están las palabras que jamás pudieron decirse”. Y una segunda parte, “Pequeños poemas” en donde leemos: “Para ser un buen poeta / no basta amar a las flores / hay que amar a las miserias”; “Dame flores del camino / que son las que más aroman / el alma del peregrino”.

Tiene una lista de títulos como: “Tendiendo el vuelo”; “Zumo eterno, filosofemas”; “La casita del camino” (de teatro infantil); “En la escalera” (Teatro); “Lirios” (romance); “Camino” (retablo leonés) y “Rutas turísticas” (libro de viajes), además de alguna otra.

.

Gaspar Moisés Gómez

1-foto-gaspar-moisecc81s

A este poeta le conocí personalmente. Me dejó dos libros suyos una amiga a quien él dedica sendos libros. Fue un hombre de consejo, triste, un hombre de silencios, lo cual deja huella en su poesía. A veces se envuelve para rebuscar la belleza de la palabra, con la palabra, desde la palabra. Sus versos son evocadores, porque interrogan, quizá demasiado palpable en ellos su estado de ánimo. Depende de cuando se lean la impresión de los mismos será diferente.

Contrariamente a lo que comenta en ocasiones Antonio Gamoneda, leo de manera subjetiva, en especial la poesía. No recojo los versos que más reflejen el estilo o esas variables académicas sobre los autores, sino lo que más me llega o impacta, o aquello que me interroga.

No puedo dejar de recordar cuando en su tienda, cerca de la plaza mayor, de cestos de mimbre y sillas también de lo mismo pasaba a visitarlo, echar la parrafada. A veces leyó algún poema, “¿qué te parece?”. “Bien, ¿pero cuando uno sale de la poesía?”, le pregunté una vez. Sonrió.

Y la mañana tampoco”, ediciones Leteo, 2004. Creo que este colectivo que impulsó Rafael Saravia, entre otros poetas, pero que de alguna manera él lo dio rostro, ha realizado una gran labor. A su estilo, a su manera, pero muy necesaria. ¡Cuánto hubiera quedado en los caminos desiertos! de no recoger esa riqueza de la palabra.

El prólogo lo hace Gamoneda, “Hablo con Gaspar Moisés”, en aquellos tiempos en que fue un poeta de León, sin su Premio Cervantes a cuestas.

Si se enfrentan el alacrán y la inocencia
¿los dos habrán de perecer,
y no sólo aquello que aparenta
ser más débil?

Si la inocencia ha de perecer
el alacrán seguirá recorriendo la tierra
contra todo lo que se le oponga”.
.
Y sin embargo los suicidas
tienen también su sinrazón
para abrir un hueco hacia el vacío
e impensable desaparecen

Ellos son distinto. Nada más.
Péndulo sin hora
en las que al fin cumple el tiempo”.

Sinfonías concretas”. Edita Instituto Leonés de Cultura. 1970

No volveré a la tierra de mis padres.
Me lo dicen los pájaros que vienen
y las montañas que a lo lejos
me olvidan…”.

.

Vamos de regreso al país donde Dios
ya nos prepara los pañales últimos”.

.

Mis amigos
en el tiempo de atrás o en su ceniza
cantora…”.

.

Un poema de amor no tiene límite.
Un poema de amor es sólo idéntico a sí
Un poema de amor tendrá mucho que ver
con ese hombre que anda a solas”.
.
Toda
la libertad anda tan vigilada
tan cerradita en cánones de miedo
que mejor así, con los labios sellados…
Yo me limitaré
a cumplir mis modales de estar callado
y ver si suena más dinerito en casa”.

Se ve toda la ironía socarrona de su tierra de adopción, león, siendo nacido en Ávila (1927) Otros temas son la muerte, que se repite, a veces obstinadamente. Dios, al que reclama y busca entre sus ritmos. No acepta migajas de libertad.

.

Con la mesa del hombre en casa siempre
dispuesta, para congregar
a los duendes de la justicia, y que partiera
por la mitad lo que nada: Lo que había”.
.
La rosa es rosa sola,
y el hombre miedo solamente”.

Y mucho más es su poesía, que habremos de seguir buscando.

“Sed” de Rafa Sánchez

Poesía con mensaje filosófico de fondo. Quien lo escribe es cantautor, que más parecen canciones que poemas para ser leídos. dan poco lugar a la metáfora, sino que son comunicación directa. Partes muy brillantes, que llaman a la conciencia.

41qnr7787kl._sx292_bo1204203200_

Escribo porque escucho“, lo cual es atender a lo que nos rodea, a sí mismo, el paisaje, las injusticias. “Escribir poesía es esperar; pero hay muchos modos de esperar”. A cada cual estas ideas le dirán algo diferente. Pero en el fondo, el autor, hace un llamamiento a ser escuchado, lo que la fin es el destino de leer.

Este libro me lo regaló una amiga, que es amante de la lectura y bibliotecaria, Carmen Moreno. Por eso lo he leído con más atención si cabe. Sí me ha dicho cosas. No me agrada decir si me ha gustado o no, como si se tratara de una cata de vinos, sino sobre ¿qué me dice?, ¿qué me hace sentir? Algo que se está perdiendo al analizar la literatura de hoy, rendida al marketing o al ostracismo. Es lamentable, sí.

Me ha parecido que es una poética reflexiva, con más pensamiento que poesía. Es una manera de poetizar sus ideales. Lo que no quita que haya poemas que hacen pensar.

Hay silencios
que bailan,
cuando encuentran
una voz para vivir
“.

El sentimiento queda tapado por la palabra, a veces se hace etéreo, fuera de lo concreto. “Le pido permiso a las palabras / para un verso“.

Entre la palabra y el silencio
está la vida:
el reverso de la nada“.

1544438661_826342_1544441472_rrss_normal
Rafa Sánchez

Tengo la impresión de que lo poético se evapora antes de entrar al lector, porque es demasiado explicativo. Lanza sus palabras al pensamiento. Lo que no quia que impacten sus reflexiones poéticas:

“La poesía que
rompe las palabras,
vuela”.

Los sentimientos afloran: “Está hecha nuestra piel de tanto olvido… No puedo no pensarte / y vuelo de ese pájaro hacia el sur / en su búsqueda sin tregua”.

Si aprendiéramos a tiempo
que nuestra única patria
será el silencio“.

La poesía dada, la que se explica a sí misma impide que el lector la cree dentro de  él, que traduzca a sus códigos sentimentales las metáforas. leí el libro. Me dijo algo, pero lo vi más canto que poesía. No me gusta usar el me ha gustado o no… Me ha hecho sentir, pero no demasiado intensamente. Lo volvía  leer, tomé unas notas , que son estas impresiones que escribo.

Habitamos
el olvido sin saberlo.
Desde ya, somos su aurora
y su simiente
“.

.

Si quieres ejercer el mecenazgo con mi labor de escribir, he aquí una manera sencilla. Gracias:
paypal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s