.

Este libro de Friedrich Engels me lo recomendó volver a leer Victoriano Fernández, para aclarar cuestiones sobre las que discutíamos de la actualidad (2018) Lo había leído el año 1997 (viene escrita la fecha en que fue comprado en la página del principio.)

9789707830448Me parece tremendamente interesante, no tanto por las conclusiones, sino por el cúmulo de datos y cultura a partir de reflexiones multidisciplinares, sobre todo desde el punto de vista antropológico, para entender una cuestión como esta. Resulta raro en una sociedad donde los debates son sin argumentos, sin historia, sino discusiones en las que unos se meten con otros, sin aportar nada de conocimiento.

El análisis que recoge Engels, también con apuntes y conversaciones con su amigo Karl Marx, esboza, sobre todo, una manera de pensar y de razonar, para buscar soluciones, para intentar comprender la sociedad en la que vivimos. En la actualidad hay aún más aportaciones teóricas, más investigaciones hechas al respecto, pero no se integran en las cuestiones políticas en las que hay enfrentamientos de “banderas”, trucos de comunicación para imponer un mensaje con la intención de que se apoye a uno u otro partido, pero sin pensamiento político alguno.

Vuelven los temas nacionalistas, de un lado y otro, a gritar por las calles el nombre de la patria exaltando las banderas. Se hace de algo relativo un absoluto “incuestionable”, como los datos históricos que no son argumentos, sino sucesos. Finalmente nadie observa lo obvio que toda nación, que todo tipo de organización social, por el que se ha dado la vida y se da, y se fomentan pasiones que conducen a guerras y violencia, cuando son construcciones sociales, no esencias. Se conciben las patrias como una entidad casi de tipo religioso por el fervor con el que se defiende un país, su independencia, su unidad, integridad territorial, su historicidad o lo que sea. Y además su formación no depende de una idea, sino de elementos materiales que hacen que se forme de una manera u otra.

La ciencia de la antropología ha avanzado enormemente, pero el pensamiento político no, más bien ha retrocedido como pensamiento, y en este bache todo es incomprensible y fatuo. Espero que recuperar aspectos de este libro motive la reflexión y el interés. Es un libro cuyo planteamiento, no su contenido, está muy de actualidad, como toda obra maestra y debería motivarnos para actualizar sus datos con nuevas aportaciones que se han podido aportar a lo largo de un siglo.

Por ejemplo me resultó curioso una reflexión nada más comenzar el libro, cuando indica su autor que “toda revolución se ha de buscar no en la cabeza de las personas, sino en los modos de producción”. Esto es algo que he planteado siempre en la defensa de la Renta Básica, pues al surgir nuevas tecnologías y la robótica aplicadas, no sólo a la fase productiva, sino a la de distribución y de consumo, el trabajo deja de ser un elemento central y se ha de adaptar la economía a esta nueva circunstancia material. El problema es que la mentalidad en torno al empleo no lo deja ver. Engels apunta otro ejemplo, en tanto que mantiene que la esclavitud no se suprimió por una cuestión moral, sino porque “la esclavitud ya no producía más de lo que costaba y por eso acabó por desaparecer”. Lo cual sucede hoy igual con el exceso de empleo.

Hay cuestiones ideológicas que me han parecido pueriles, que sin embargo hace años me convencieron, como es plantear que cuando no existan clase el Estado se extenguirá. No creo, pues la gestión de todo lo que conforma el mundo es harto complejo, más allá de las clases sociales, que no deja de ser un análisis muy esquemático.

Libros como éste y muchos otros, también de Marx, deben de hacer pensar al lector, analizar, contrastar con otros puntos de vista y experiencias, no rechazar o aceptar por sistema. Hay que valorar el esfuerzo de pensamiento y de estudio. Que no exponen opiniones, sino documentación de diversas áreas, teorías varias que pretenden aplicar a su realidad concreta.

¿Por qué el mundo es cómo es?, ¿de dónde viene la organización social? Parte de los estudios sobre antropología de Lewis Henry Morgan y Johann Jacob Bachofen. También la obra de Edwart Burnett Tylor. Recogen sus datos sobre las formas familiares que se dan en épocas anteriores y que quedan en determinada tribu y en pueblos alejados de la civilización occidental. Estudían así la monogamia, la poligamia en Oriente y la poliandria en la India y el Tíbet, para ver cómo en función de la organización familiar evoluciona el derecho, lo cual tiene mucho que ver con el modelo económico.

La tribu estuvo formada por vínculos de sangre. Hubo un trasvase del derecho materno al paterno cuando se pasó del modo de subsistencia basado en la caza al de la agricultura, de la sociedad nómada a la asentada en un lugar. La confrontación del modelo pastoril y ganadero con el dedicado al laboreo de la tierra. Lo cual tendrá que ver con el tipo de relaciones humanas. No es pues algo que se elige, sino que va surgiendo. Tampoco es un modelo absoluto, sino relativo a las circunstancias de una época y modelo determinado. El hecho del matrimonio, por ejemplo. Según relatos de la época del Imperio Romano los bretones tienen sus mujeres en común. Muchas formas se trasmiten, una vez que se han asentado a través de la religión, las tradiciones y se piensa que es “la verdad”, o “lo que tiene que ser”. Como si fueran modelos ideales, que sirviendo como forma de relación al cambiar las formas de vida se hacen o harán inservibles.

Para Engels hay tres épocas principales: salvajismo, barbarie y civilización. La alimentación influyó en el desarrollo de las razas.

Los estudios comparativos permiten observar que los celos no siempre han existido, según los modelos de relación, que no siempre fue la pareja. En otras culturas fue permitido el incesto y que “viejas doncellas ricas se casaran con hombres treinta años más jóvenes. Hoy parece que estamos inventando el mundo, sin reflexionar sobre nuestra propia realidad a modo de ser el resultado de una evolución social y de nuestra propia naturaleza previamente. Un modelo se acaba asentando porque se convierte en la moral colectiva, en ley o norma.

Que los hijos fueran sólo de la madre, sin vínculo conyugal, sucedió de manera normal en muchos lugares. También el rapto y comercio de mujeres, como forma de supervivencia de los pueblos. Nada de esto tiene por qué volver o aceptarse, pero sí entender, para admitir nuestra forma de organización social y de tipo sexual en un contexto más amplio.

Del matrimonio por grupo de pasó al matrimonio sindásmico. Es decir una pareja, pero sin exclusividad. Los celtas ejercieron el matrimonio por grupo. Y pone Engels como ejemplo más actual el que se da en Aragón (España) en la Edad Media. Cita también una sentencia de Fernando el Católico, año 1486, en la que prohíbe que el señor pase la primera noche de bodas con la mujer que haya tomado un campesino, ni podrán servirse de sus hijas e hijos contra su voluntad. Lo que quiere decir que es algo que se hizo hasta entonces.

Plantea que la monogamia fue una conquista de las mujeres, como derecho a la castidad y al matrimonio. Luego la monogamia se aplicó sólo para las mujeres. Hubo una evolución paulatina del matrimonio en grupo al sindásmico y de ésta a la monogamia. Sería muy interesante este tipo de análisis de cara a la problemática de la mujer en la actualidad para hacer, como lo fue, el feminismo un movimiento social reflexivo, de liberación, y no el derrotero ideológico por el que se encamina. Otra cuestión que hace una idea del cambio que ha habido, quedando rémoras y anacronismos, es ver que tal como ilustra Engels, se recoge de los códigos medievales que a una mujer el marido le podía pegar en caso de adulterio, como un derecho.

Todo lo que plantea Engels en cuanto a los diversos tipos de unión entre el varón y la mujer lo relaciona con lo que serán los modelos de propiedad y en especial la herencia, de padres a hijos.

federico-engels-696x483Aunque sucediera esta evolución en diversas fases se fue estableciendo como modelo universal. Lo que llama “la gran derrota histórica del sexo femenino” cuando es derrocado el derecho materno. La mujer se convertirá en la “esclava de la lujuria del varón”. Lo que quiere decir que no lo fue siempre. La palabra “familia” en un principio poco tuvo que ver con el sentimentalismo doméstico. En latín “famulus” quiere decir “esclavo doméstico”. Familia son los esclavos que pertenecen a un mismo hombre. Cuenta que en Rusia el dueño de la casa tenía derecho sobre las nueras, las mujeres de sus hijos. Lo cual se escucha en la letra de muchas canciones populares. Es algo que se trasluce y forma parte del meollo de la novela “Los hermanos Karamazov” de Dostoievsky. Cuando fue una costumbre que se empezó a extinguir, a generar violencia y se hubo de extinguir. Pero el novelista lo recoge. Parece para el lector actual una aberración, cuando fue una costumbre, lo que provocó el enfrentamiento de los hijos contra el padre. O por ejemplo en el Código de Napoleón, 1807, se admite como derecho de infidelidad, siempre que la concubina no viva en el domicilio.

La monogamia fue la primera forma de familia que no se basa en condiciones naturales, sino económicas”, lo que conllevó el triunfo y establecimiento de la propiedad privada frente a la comunal. Ya en la Grecia clásica se impuso el matrimonio con sus deberes conyugales. Supone la esclavitud, plantea Engels, de un sexo por el otro. Lo cual dio lugar a la primera división del trabajo. “La monogamia es la célula de la sociedad civilizada”. Surge a la par el heterismo: comercio carnal con mujeres no casadas. La primera división surgió entre el hombre y la mujer. El varón va a la guerra y a la caza. La mujer se queda en el hogar. La segunda fue con la agricultura, cuando se separaron los oficios. Luego entre agricultura y oficios manuales. La civilización consolidó la división del trabajo. La tercera gran división es cuando surgen los mercaderes, no se ocupan de la producción, sino de venderla. Con ésta aparece el dinero como tal. De la división del trabajo surgen las clases sociales. Y como consecuencia de ello surge el Estado, “de la necesidad de refrenar los antagonismos de clase”. Primero conforme al territorio y luego como institución de una fuerza pública, que para sostenerse da lugar a los impuestos. La forma más elevada de Estado es la república democrática. “No ha existido eternamente”.

Acá Engels hace uso del sentidos del humor para describir un hecho muy se su sociedad, ya que apareció con la monogamia las figuras del amante y la del marido cornudo: “El hombre logra la victoria sobre las mujeres, pero éstas se encargan de coronar a los vencedores”. El adulterio de prohibió y castigo, pero fue-es una institución social indestructible ¿? El código de Napoleón, ante la imposibilidad de saber de quién pueda ser el hijo establece que es del marido, sea quien sea el procreador. Otra consecuencia fue que la iglesia católica prohibiera el divorcio.

El matrimonio fue en sus comienzos por conveniencia, por tratos familiares siendo según Engels una forma de prostitución, por ambas partes. Charles Fourier llegó a decir que en la moral conyugal dos prostituciones equivalen a una virtud.

El matrimonio y el dominio del hombre sobre la mujer dio lugar a la propiedad privada. Con la revolución industrial se arrancó a la mujer pobre del hogar para arrojarla a las fábricas.

El matrimonio evoluciona en el derecho y para tener validez ha de ser mutuamente consentido por quienes formen la pareja, con los mismos derechos y deberes. En algunos países exigió la aprobación de los padres. Como el caso de Alemania. En Inglaterra no. La mujer fue reconquistando el derecho al divorcio. Para Engels “la familia moderna se funda en la esclavitud domestica más o menos disimulada”. El varón es quien ha de mantener a la familia, lo cual supone un privilegio. Con la monogamia surge la trasmisión de la propiedad a los descendientes. “El matrimonio es un acto político”. Para la burguesía, afirma, es un contrato. De hecho como tal se firma.

Otro planteamiento que aborda Engels y es un cambio en los sentimientos, como forma de relacionarse. Por un lado el deseo sexual, que no tiene que ver con el amor sexual. Éste requiere la reciprocidad. Pero a través de la literatura aparece el amor caballeresco, que según él tiende a destruir el matrimonio.

Desde este punto de vista va a analizar el autor la composición de la gens, que es una unidad consanguínea, de manera que varias forman una fratria y la suma de éstas una tribu. Las tribus se confederan y forman pueblos. Esto fue un proceso que se desarrolló en diferentes ritmos a lo largo de la Historia y prehistoria. De todo esto Engels aporta ejemplos, según estudios de antropólogos, historiadores y estudiosos de la sociología.

La familia es el núcleo alrededor del cual fue cristalizando poco a poco la sociedad y el Estado”. Se inventó el Estado para que los poseedores dominasen sobre los explotados. Para lo cual se creó una “fuerza pública armada”, que podía dirigirse contra el pueblo. Pienso que en esto Engels desarrollo un planteamiento ideológico la explotación más que causa pido ser una consecuencia, y también por los modelos materiales de desarrollo. Pues en este asunto desliza la parte idealista sobre la material, como si hubiera una intención de construir el mundo al servicio de la explotación. Ésta empezó como esclavitud, luego bajo la forma de servidumbre para llegar en la sociedad industrial al trabajo asalariado.

Se inventó el Estado”, como si surgiera de la nada. Este es un problema metodológico del marxismo en general y del materialismo que le hace perder su ciencia. Por una ambición intelectual deforma sus análisis razonadores y da un salto en sus conclusiones pasando de los científico a lo ideológico, según mi parecer. El Estado no salió de la nada, ni con un objetivo, sino que como Engels mismo analiza el desarrollo de las sociedades hizo que se mezclasen miembros de diversas gens, fratrias y tribus. Algo tuvo que gestionar todo aquello, lo que supuso violencia, rivalidades, imposiciones. Por un lado la agricultura, por otro el comercio, la división del trabajo, las diferencias económicas entre quienes lograron acumular riqueza y quienes se tuvieron que supeditar a un salario o a una situación de esclavitud. Demasiado complejo como para que responda a una voluntad “creadora” y más con el objetivo de perpetuar la explotación. Incluso los datos históricos que usa Engels, de gran interés, los ideologiza, en lugar de servir como base de datos, sin necesidad de conclusiones y menos orientadas a un fin previamente determinado.

marxLa división del trabajo fractura la organización social por gens. Se deja el intercambio. Aparece el dinero como medio de cambio, “una mercancía universal por la que se pueden cambiar todas las demás”. Aparece la propiedad privada. La usura. Y con ella la hipoteca, que se aferra a los faldones de la propiedad. Los productos se convierten en mercancía. Todo esto existe, está en nuestro mundo, pero el cómo o su manera de funcionar no puede ser definida a priori. Posiblemente haya que combinar diversas teorías, observar interpretaciones nuevas, incluso dentro del materialismo, y siempre poniendo en duda algo que no se puede demostrar. Pero al menos que sirva de reflexión, para no ver en nada de ello un absoluto. Tampoco que se pueda convertir en una doctrina, como sucedió en la extinta URSS, China y otros países que desembocaron en el capitalismo del Estado, en forma de comunismo y ahora lo hacen en forma de capitalismo puro y duro. Los errores teóricos dan lugar a equivocaciones prácticas muy graves. Y lo estamos viviendo. Hace falta la reflexión, algo que este libro permite como punto de apoyo, ante un mundo que funciona a lo loco, sin sentido, más por inercia que por una razón determinada, e improvisa sobre la marcha.

Lo que hoy existe es una crisis de razonamiento. Porque las teorías liberales caen en el mismo modelo de plantear las premisas como conclusiones. Por esta razón no es posible salir del enredo de las políticas de empleo y somos incapaces de adecuar la economía a una realidad que se ha trasformado drásticamente, porque hay un corsé teórico que no lo permite. Es como querer entrar en una casa por la puerta sin bajar del coche, sin apearnos del aspecto ideológico, que permite avanzar en determinados terrenos, porque llega hasta donde llega, no más.

Hace al final un llamamiento a recurrir a la ciencia y a la razón, para que ésta “sea suficientemente fuerte para dominar la riqueza”.

Etimológicamente he aprendido el significado de “Senado”, de “senex”, que quiere decir “consejo de ancianos”. Curioso. O que en el s. X según cuenta el obispo Liutprando en Verdún, la principal industria germana fue fabricar eunucos que se exportaban a España para los harenes de los moros.

.

Si quieres ejercer el mecenazgo con mi labor de escribir, he aquí una manera sencilla. Gracias:
paypal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s